EL ALJARAFE MUDEJAR -SEVILLA-

En un recorrido figurado por el Guadalquivir, aproximándonos a Sevilla por el meandro de San Jerónimo, si se observa la orilla derecha del río veremos como destaca en el horizonte la presencia de una elevación suave que, a modo de cornisa ondulada, contempla la ciudad desde lo alto. Ese es el inicio de una comarca natural sevillana llamada el Aljarafe. Dicha comarca forma un promontorio inclinado en dirección norte-sur y cuya cota más elevada no pasa de los doscientos metros. Esta condición de promontorio, aunque suave, es una característica primordial ya que el nombre tiene aquí su origen. Así, el vocablo árabe as saraf, de donde proviene Aljarafe, se puede traducir por mirador, elevación, otero.

Buscando su ubicación en una cartografia de Andalucía se localiza el Aljarefe en la zona sudoeste de la provincia de Sevilla, lindando al norte con las estribaciones de Sierra Morena, al oeste con el curso del rio Guadiamar, al sur con los terrenos marismeños de la provincia y al este con la margen derecha del rio Guadalquivir

Es elAljarafe una comarca agrícola por excelencia, tierra fértil y productiva, donde el olivar tiene un alto índice de ocupación desde muy atrás en el tiempo. Hubo momentos en los que también el viñedo tuvo una presencia muy destacada, hoy anecdótica. Las condiciones climáticas tan bénignas y su gran potencial agrícola han sido factores causantes de que el nivel poblacional de esta comarca haya sido bastante alto desde pasado inmemorial. Así desde la prehistoria hasta nuestros días ha sido un territorio de numerosos asentamientos poblacionales a pesar de ser exiguo en extensión. Pro- bablemente sea por estas razones climáticas aludidas por lo que en la tima década se está produciendo un crecimiento desmesurado de habitantes, de zonas construidas y urbanizadas.

Desde el punto de vista de su configuración como territorio humanizado, un hecho notorio de la comarca aljarafeña es el mantenimiento de sus características y esencias peculiares desde el pasado más antiguo. Así, se puede decir, que todavía conserva la impronta humana y económica de jada por los musulmanes debido, sobre todo, a su presencia tan continuada. La llegada de las poblaciones cristianas entre el XIII y el XIVno alteraron en gran medida esta homogeneidad comarcal. (Herrera, 1981).

Desde la perspectiva artístico-cultural, una de las improntas más destacables que podemos reseñar es la presencia de un estilo constructivo idiosincrásico en gran número de edificaciones, sobre todo de carácter religioso, repartidas por toda la comarca. Es el llamado estilo mudéjar que a decir de Herrera (1981 es el estilo constructivo propio del Aljarafe.

El mudéjar es un estilo de construir y decorar edificaciones que tiene su origen en la numerosa presencia de musulmanes en los territorios andaluces a pesar de su toma por los cristianos en la época medieval. Precisamente la etimología de la palabra mudéjar hay que buscarla en el voca blo árabe "mudayyan "que se traduce por "tributario", "vasallo", "sometido".

Se habla del mudéjar como un estilo artístico de pervivencia y de convivencia entre rasgos cul turales diferentes. De pervivencia porque es un estilo depositario de tradiciones constructivas musulmanas que se quedan; y de convivencia porque supone la aceptación por parte de los conquistadores de rasgos culturales de los vencidos (Guerrero Lovillo, 1980). Sin embargo, podriamos pensar, recogiendo lo que dice algún autor que hay razones de economía para adoptar este estilo de construir. El ladrillo, el yeso y la madera son más asequibles y baratos en el territorio que el acarreo y la talla de la piedra, necesidades primordiales del gótico, arte constructivo que traían los cristianos en la época.

El mudéjar según Angulo (1983), como un estilo resultado de la conjunción de otros tantos, tiene origenes diversos: en el sustrato del almohade sevillano; en la arquitectura granadina; en el arte meriní de Marruecos e incluso influencias del mudéjar toledano. Desde el punto de vista material, entre otros rasgos, se caracteriza este estilo principalmente, por el uso del ladrillo en sus muros y torres; del artesonado de madera en las cubiertas; de la bóveda, esquifada o semiesférica, sobre trompas en los presbiterios de planta cuadrada, recordando a las qubbas islámicas; y del uso de elementos decorativos típicamente musulmanes sobre todo en portadas y muros.

Es destacable que en Andalucía y, especialmente, en la diócesis hispalense, es donde se dan las pautas más significativas de este estilo de construir, hablándose de un estilo gótico-mudéjar andaluz

(Pareja y Megía, 1990) o del estilo del "Grupo de 1356", nombre con el que Angulo (1983) se refiere al estilo mudéjar sevillano empleado en la reconstrucción de muchas edificaciones religiosas tras el terremoto acaecido en la ciudad ese año.

Como parte de la zona de influencia de este estilo constructivo, se podría decir de la comarca del Aljarafe que en la mayoría de sus poblaciones hay algún vestigio arquitectónico que nos recuerda al mudéjar. Numerosos edificaciones religiosas, parroquias y ermitas tienen, aunque en algunos casos muy retocados, casi perdidos, elsamblajes, estructuras, elementos decorativos que fueron realizados bajo los esquemas, técnicas e ideas propias de este arte hispanomusullnán.

Por la extensión limitada de este trabajo, y sin menoscabo de elaborar una segunda parte que profúndice más en el conocimiento de la realidad mudéjar de la comarca, hemos seleccionado, para indicar una posible ruta o itinerario de aproximación al mudéjar aljarafeño, algunas edificaciones que nos han parecido especialmente relevantes y significativas desde los propósitos que quiere satisfacer este artículo. También se ha tenido en cuenta un criterio de eficacia para el caso de que se quiera realizar una salida de carácter didáctico con el alumnado, ya que los lugares que se van a reseñar se comunican bien por carretera y el recorrido no es muy largo ni en tiempo ni en kilómetros.

Los lugares concretos que se han seleccionado son: Las iglesias de S. Pedro en Sanlúcar la Mayor y  de  S. Pablo en Aznalcázar; y las ermitas de Gelo y de Cuatrovitas en los términos municipales de Benacazón y de Bollullos de la Mitación, respectivamente.

La iglesia de S. Pedro en Sanlúcar la Mayor está situada sobre la planta másSan Pedro en Sanlúcar la Mayor. Portada antigua de la población. Puede ser la más primitiva de las edificaciones religiosas cristianas de Sanlúcar y es de estilo netamente mudéjar andaluz. Tiene la torre separada del edificio principal y parece ser un caso de antiguo alrninar reconstruído. Es de planta cuadrada con tres puertas y ventanas de herradura. En contra de una opinión muy generalizada, es importante reseñar que, en muchos casos, las torres de las edificaciones religiosas mudéjares no son antiguos alminares de mezqu tas al que los cristianos le añaden el campanario sino que se construyen con ese estilo que las asemeja. La planta de la iglesia está configurada por tres naves y un presbiterio abovedado en forma de abanico. Por fuera hay tres portadas, una en cada fachada. La mejor conservada es la del muro lateral derecho conformada por arco apuntado con arquivoltas y con un rosetón gótico por encima.


Iglesia parroquial de S. Pablo en Aznalcázar, situada también en la parte antiguaSan Pablo en Aznalcázar. Vista de la Torre de la población, es de estilo mudejar sevillano, con claros vínculos al "Grupo de 1356". Tiene planta de tres naves, artesonado de madera en la cubierta y pilares cruciformes. Dos portadas: La principal, de ladrillo, tiene un baquetón y tres arquivoltas rematadas por un alerón acabado en almenas escalonadas. La portada lateral, a la que se accede por una zona ajardinada, está realizada en ladrillos de dos colores que le da apariencia de estilo cordobés, tiene arquivoltas en cuyos laterales hay baquetones y decoración de lacerías en los ángulos de la misma.Al igual que en S. Pedro de Sanlúcar, y aunque edificaciones anexas le dan aparienca de unión, la torre está separada del cuerpo principal. Es de planta cuadrada, siendo su cuerpo principal bastante más ancho que el campanario del siglo XVIII con el que estárematada. Según Angulo(1983) es, con toda probabilidad, un antiguo alminar de mezquita.

Ermita de Gelo en térnino municipal de Benacazón, se en cuentra en el tramo de Gelo en Benacazón. Vista generalcarretera que une Bollullos de la Mitación y Aznalcázar. Es de estilo mudéjar y, hasta hace poco, que está sufriendo un proceso de reconstrucción, ha estado en franca ruina Su planta es de tres naves con cubierta de artesonado de madera.  No tiene torre pero sí una espadaña situada encima de la portada principal. Esta portada está conformada por arquivoltas de ladrillo y cornisa almenada.  Quizás lo más destacado sea la presencia en su interior; en la capilla principal, de una bóveda de paños sobre trompas.

Ermita de Cuatrovitas en térmiflo municipal de Bollullos de la Mitación, Cuatrovitas en Bollullos de la Mitación. Vistaque recibe el nombre también de ermita de N.S. de Cuatrohabitan. Está situada en la finca Juliana a unos 5 kilómetros de la población. Hacía Aználcazar por la carretera comarcal que parte desde Castilleja de la Cuesta, al pasar Bollullos de la Mitación nos encontramos un resto de bosque mediterráneo conformado por pinares y encinas en el que, ya sobrepasado, y en el lado izquierdo,aparece un camino que tomándolo nos lleva directamente hasta Cuatrovitas. El conjunto edificado se compone de una parte principal cuya planta es de tres naves con pilares cuadrados y arcos peraltados que en su origen pudieron ser de herradura. Es destacable el hecho de que el edificio esté orientado hacia el norte y no hacia el este como la mayoría de las edificaciones religiosas de la época. La torre es cuadrada y carece del remate cristiano al que estamos acostumbrado. Realizada en ladrillo rojizo parece de origen almohade por algunos de los rasgos arquitectónicos que tiene. Este hecho y el asunto de la orientación que tiene el conjunto hace dudar sobre la naturaleza mudéjar del mismo.