TURISMO
Cabo de Gata - Níjar 

Visitar el Parque Natural de Cabo de Gata - Níjar es una excelente oportunidad para descubrir calas casi vírgenes donde disfrutar desnudos de la naturaleza, parajes desérticos de serena belleza, y castillos evocadores de historias de corsarios y berberiscos. No en vano estas costas eran las más peligrosas de España pues hasta principios del siglo XIX eran continuas las incursiones de corsarios moriscos, argelinos o franceses, así como los navíos ingleses durante las frecuentes guerras con este país. Por ello en la costa quedan numerosos fortines y torres vigía, casi todos construidos en el siglo XVIII para defender la navegación  de cabotaje ya que no existían carreteras.

LLegar al Parque desde Murcia o Granada es muy fácil accediéndose desde la autovía y continuando por buenas carreteras. El epicentro del Parque es la localidad de San José, un antiguo poblado de pescadores que hoy día crece a un ritmo vertiginoso y caótico, ya que aunque se respeta una altura máxima en los edificios, parece que no existe un plan que ordene y organice las calles cabalmente.

Alojamientos y Restaurantes.

En San José (en la imagen su puerto deportivo), encontraremos pocos comercios y restaurantes para el volumen de turistas que ya recibe, aunque se puede comer bien en la pizzería de la plaza y en los restaurantes del paseo marítimo y en el del puerto.

Para alojarnos podemos elegir entre hoteles de cuatro estrellas, como el  Sotillo (Tlf. 950-611100, e-mail sotillo@a2000.es) y el Don Ignacio en el paseo marítimo (Tlf. 950--611080), hasta numerosos hoteles y hostales de inferior categoría como Costa Rica (Tlf. 950-380306), el Brisamar (Tlf. 950-380431) y el Atalaya (950-380085), más el Albergue Juvenil, (Tlf. 950-380353) unas antiguas instalaciones frente al cementerio que  ofrece una excelente cocina internacional, ambiente un tanto hippy, y unas incómodas camas en litera. También son muy numerosos los apartamentos en alquiler. Por último en San José existe también el Camping Tau

Fuera de San José, hacia el norte por la costa llegamos a la barriada de Los Escullos, un lugar sin más interés que el castillete de San Felipe, una batería costera de las muchas que existían en este peligroso tramo costero, aunque el entorno está muy degradado. Tiene un hostal y a un kilómetro tierra adentro un camping con excelentes instalaciones, Camping Los Escullos.

Más al norte está el poblado de Isleta del Moro, un precioso lugar donde además podemos disfrutar del pescado en dos buenos restaurantes, el Eva, a la izquierda de la plaza, y a la derecha, arriba donde está el Mirador, también hogar del jubilado. En la playa de Isleta del Moro encontramos una de las mejores praderas de poseidonias o posidonias. El Hostal Isleta del Moro (Tlf. 950-389713) también tiene restaurante.
 Más al norte y tras pasar Rodalquilar llegamos a Las Negras, donde está el Camping La Caleta, que sustituye la sombra de árboles por la de toldos, y que tiene además un club de buceo y disfruta de la Cala del Cuervo a escasos metros. En Las Negras está el Hostal Arrecife. (Tlf. 950-388140).

En el extremo norte del Parque, está Carboneras, donde a pesar de la mole de la central térmica, podemos disfrutar de sus buenos restaurantes, su coqueto castillo del siglo XVI, y la excelente Playa de los Muertos.

En el extremo sur, está el Cabo de Gata geográficamente dicho, con su faro de 1861, y San Miguel, con su enorme playa y hostales como Las Dunas, Tlf. 950-370072. Castillo de San Ramón

En el interior pequeños lugares como Pozo de los Frailes ofrecen casas rurales para alquilar, como María Carmona, Tlf. 950-380439, o Manuel Requena, Tlf. 950-380290. 

Visitas turísticas

Además de los mencionados fortines o castillos costeros de Carboneras y Los Escullos, podemos ver en Rodalquilar el castillo costero de San Ramón, (imagen de la derecha), actualmente de propiedad particular y que está siendo restaurado aparentemente sin control de la Consejería de Cultura, ya que repara sus murallas utilizando hormigón en lugar de mampostería. Este castillo guarnecía un pequeño puerto cercano a la torre fuerte de Los Alumbres, del siglo XVI,  hoy convertida en corral de cabras y que antiguamente cerraba el paso a una posible invasión por el valle hacia el pueblo de Rodalquilar y sus minas de plomo y oro. (Imagen inferior)

Torre de Los Alumbres
En el interior destacan numerosos molinos y norias como la de El Pozo de los Frailes, en excelente estado de conservación. El Cortijo del Fraile, la ermita y torre de Torre García, en el extremo del parque más próximo a Almería, el Faro del Cabo de Gata con un estupendo mirador, la iglesia del pueblo minero de Rodalquilar, hoy abandonado, o el Molino cercano a la playa de los Genoveses, en la imagen inferior.


Fuera del parque natural tenemos que parar en Níjar, para comprar jarapas (alfombras moriscas) y cerámica, así como llegarnos a disfrutar de las cuevas de yeso de Sorbas, con visitas guiadas y diferentes senderos por el interior de las cuevas.

Además podemos citar como visitas turísticas el descubrir las calas y playas de las que hablaremos a continuación, y en las que destacan promontorios como "la peineta" de El Mónsul, y los arrecifes de El Dedo y Las Sirenas junto al cabo.

 

Playas y calas

Voy a organizar esta visita virtual a las fabulosas playas y calas del parque en dos rutas, al norte y sur de San José. No olvides llevarte tus gafas y aletas de buceo para roquear por las calas, (digo roquear a lo que los presuntuosos llaman últimamente "snorkel" )

Ruta Norte: Los Escullos - Isleta del Moro - Rodalquilar - Agua Amarga - Carboneras
Ruta Sur: Genoveses - Mónsul - Media Luna - Cabo de Gata - San Miguel

Ruta Norte:

En la Ruta Norte al salir de San José llegamos a Los Escullos, con una playa muy deteriorada y no recomendable, por lo que seguimos a la vecina Isleta del Moro, con buenas playas como la del Peñón Blanco y la Cala de los Toros, y donde si buceamos podemos ver el referido prado de posidonias. Seguimos hacia Rodalquilar  viendo paisajes tan preciosos como el de la foto de la derecha.

Ya en Rodalquilar vemos un desvío a la derecha que indica  Cala del Carnaje  a la que tras recorrer dos kilómetros de pista llegamos a un portón que nos obliga a dejar el coche y seguir andando. Esta cala es de bolos en lugar de arena.

Sólo en barco llegamos  a la Cala de la Polacra, lugares por su inaccesibilidad idónea para el nudismo sin mirones. De vuelta a la carretera encontramos el desvío para El Playazo, una gran playa de fina arena dorada flanqueada por el castillo de San Ramón antes citado. No te puedes perder en este punto los blancos acantilados que se esconden tras el castillo, donde las parejas se las ingenian para encontrar un lugar donde tumbarse a disfrutar del sol y del mar. (Imágenes inferiores).

Seguimos en dirección a Las Negras, que tiene una playa urbanizada, ¡donde hay hasta chiringuitos ! y junto a ella está Cala El Cuervo, pequeña y con sus alrededores no muy limpios, quizás por la excesiva cercanía del camping.

Desde aquí y para seguir costeando hacia el norte tenemos que ir a la autovía, es decir dar un rodeo para tomar salida hacia Agua Amarga, o si somos esforzados senderistas ir caminando y descubriendo las vírgenes Cala Hernández, Cala San Pedro, donde nos lleva una barca desde Las Negras y que con sus 225 metros de largo es célebre por estar habitada por gente libre y baño lógicamente nudista. Andando o en vehículo todo terreno legamos a Cala Montoya, por sendas que nos llevan también a Cala Chumbo, Cala Puente, Cala del Plomo y Cala de Enmedio, esta última con zona de fondeo,  hasta llegar hasta la referida Agua Amarga, lugar con playa de arena fina y en continuo crecimiento.

Desde aquí marchamos hacia Carboneras, y antes de llegar veremos el cartel de Playa de los Muertos. Tendremos que aparcar en la zona indicada y andar 500 metros para descubrir una preciosa playa de más de un kilómetro de arenas blancas, también nudista y con zona de fondeo.

Tras ella y ya junto a la Térmica está la playa de la Torre Vieja, el puerto de Endesa y la playa de las Martinicas, tras la que llegamos al pueblo de Carboneras y doy por finalizado este recorrido norte de las calas del Parque Natural.

Ruta Sur:

Partimos desde San José, donde hay una buena playa recomendable sólo si no podemos desplazarnos, y tomamos un pésimo carril rompe coches que nos lleva en primer lugar a la playa de los Genoveses, una amplia playa con unos peñones llamados morrones en el extremo sur. 

La playa es amplísima y los aparcamientos están lejos pero no demasiado. En su extremo norte disfruta de un pequeño pinar que da más encanto a esta playa, que en días de mucho viento no es muy recomendable por las olas que se levantan más que en calas más reducidas.
Vea las fotos de abajo.

Desde los Genoveses podemos andar por sendas a la Cala de los Amarillos, cala nudista muy cercana y de arena fina. Tras ella está la pequeña y preciosa Cala Príncipe, y si seguimos el sendero llegamos a Cala Chica, como la anterior también nudista y en este caso con zona de fondeo. 
Tras volver a la penosa pista llena de baches y antes de llegar al aparcamiento de el Mónsul, veremos coches aparcados en el arcén, este es el lugar para dejar el coche si queremos ir a la preciosa Cala Chica o también a Cala Barronal,  una cala de uso nudista a la que se accede tras 700 metros de caminar por las dunas, o sorteando las piedras y rocas desde el Mónsul.

Tras Cala Barronal veremos la playa de El Mónsul, una estupenda playa partida en dos y que en un extremo tiene  su famoso peñóncillo de La Peineta, un aglomerado volcánico que habrás visto en alguna película. (Imagen de abajo a la derecha)
En el Mónsul también se practica el nudismo integral, pero en la mitad de la derecha, en el lado sur, más reservado a la vista desde el aparcamiento.
Los aparcamientos están muy cerca de la playa por lo que los domingos está demasiado llena y también menos limpia. También destaca la colina de dunas de arena fina que la separa de cala Barronal.


 Volvemos a la carretera y la siguiente parada es la playa de la Media Luna, que combina la arena blanca con la arena negra, especialmente en su extremo sur, el de la derecha, y donde se puede también bucear entreteniéndose viendo pulpos, lenguados, sargos o cualquier otra especie que se deje ver.
En la Media Luna también se ven muchos nudistas, aunque mezclados tranquilamente con textiles. Andando por las rocas o volviendo a la carretera llegamos a Cala Carbón, un lugar con numerosas piedras desde las que zambullirse en el mar.

En Cala Carbón una verja nos corta el acceso por la pista, sólo abierta para vehículos todo terrenos de los que hacen circuitos turísticos por el parque. 
Así andamos cuatro kilómetros hasta llegar a Cala Rajá, tras la que está el arrecife de El Dedo, y después alcanzamos Cala Arena, el arrecife de las Sirenas y en todo lo alto el Faro del cabo de Gata.

Para llegar a este punto en un vehículo turismo tendremos que volver a San José, tomar dirección Almería tras pasar la Boca de los Frailes, y de esta forma llegaremos de nuevo a la costa en San Miguel, La Almadraba y de nuevo el faro.

Fin de la ruta sur.

Espero que te sea de utilidad, puedes encontrar fotos aéreas de todas las calas y dibujos de los accesos en la excelente guía de playas del Ministerio de Medio Ambiente.

       

 CLIMA           FAUNA            MAR DE POSIDONIAS      ARTESANÍA

flechaatras2.gif (1194 bytes)Volver a página índice