Crónica de una injusticia

Jerez acoge el rodaje de un documental sobre los dramáticos sucesos de La Mano Negra

JAVIER BENÍTEZ - Jerez EL PAÍS - 09-12-2004

Una de las más negras páginas de la historia reciente de Andalucía está siendo desempolvada, revisada y escudriñada estos días en Jerez, donde se rueda un documental sobre los sucesos de La Mano Negra. Esta ciudad andaluza fue escenario a finales del siglo XIX de una de las primeras y más duras batallas libradas en nuestro país por la defensa de los derechos de los trabajadores. Los jornaleros, cansados de la explotación a la que estaban sometidos, convocaron para junio de 1883 una huelga general con la que pretendían regular las condiciones de trabajo, prohibir por ley las jornadas de sol a sol y dignificar unos salarios que eran auténticamente míseros. En ese momento, la maquinaria gubernamental caciquil de la época intentó frenar esta revuelta laboral difundiendo la existencia de una sociedad secreta de trabajadores, que es bautizada con el nombre de La Mano Negra, a la que se culpa de algunos crímenes cometidos en ese tiempo en Jerez y los pueblos de la Sierra de Cádiz. En un proceso judicial sin precedentes y con apenas garantías se condena a morir por el método del garrote vil a siete trabajadores del campo, a los que se responsabiliza del asesinato de un hombre en un cortijo de los alrededores de Jerez.

Manuel Ramírez, autor junto a José Luis Pantoja del libro en el que se basa el docudrama que ahora se rueda, habla de una estrategia premeditada de las autoridades de la época: "Los procesos arrancan el mismo día que comienza la huelga, el 5 de junio de 1883, para dar más miedo y más sensación de terror, porque aquí nada más que importaba el terror, buscar cadáveres, que hubiera asesinatos; es decir, un atraco normal y corriente a una venta, como hoy se hace a una gasolinera, pues era obra de La Mano Negra, aquí todo lo hacía La Mano Negra". En opinión del historiador jerezano, se buscaba debilitar a la Federación de Trabajadores de la Región Española, sindicato legal desde que Sagasta autorizara en 1881 el movimiento obrero. "Yo creo", señala Ramírez, "que gracias a estos hombres, a estos mártires del trabajo, hoy tenemos y disfrutamos de jornadas de ocho horas, que es lo que ellos pedían".

Palacios Productores, Malvarosa Media y Canal Sur Televisión se han zambullido en la historia y estarán rodando en Jerez hasta el 17 de diciembre. La plaza Benavente, en pleno casco histórico de la ciudad, sirvió ayer mismo para recrear el ajusticiamiento de los siete jornaleros por ser supuestos integrantes de La Mano Negra.

"Los ciudadanos de Jerez que han venido al rodaje, se emocionan. Yo no esperaba esa emoción, pero han conseguido meterse totalmente en el papel hasta el punto de que han logrado hacernos llorar en una secuencia", comentaba ayer el director del documental, Francisco Palacios.

El docudrama, que será estrenado en el mes de abril en el Festival de Málaga, contará con una parte de ficción, otra en la que intervienen estudiosos de La Mano Negra, un tercer bloque con documentación de la época, y, por último, una serie de escenas protagonizadas por el actor Juan Diego, quien también será el narrador de la historia.


Dudas sobre la existencia de la organización


Nadie ha podido demostrar hasta el momento la existencia de aquella sociedad secreta de trabajadores llamada La Mano Negra, aunque algunos historiadores insisten en que no fue un invento del gobierno de finales del XIX.

El documental que se rueda en Jerez cuenta con la colaboración de cinco expertos de renombre internacional que, desde la óptica de distintas disciplinas, han investigado estos sucesos. Cuatro de ellos se muestran convencidos de que no fue más que una leyenda alimentada por los caciques de la época, pero el quinto sí cree en su existencia.

"No es de extrañar, teniendo en cuenta cómo eran las cosas en el siglo XIX, cuando España estaba repleta de organizaciones secretas como las asociaciones de médicos progresistas, de jueces; todos tenían que vivir en la clandestinidad, la represión era total", afirma el director del documental, Francisco Palacios.

El cineasta adelantó ayer que en su trabajo no se ofrecerá ninguna conclusión al respecto: "Voy a dejar el documental abierto con todos los datos sobre la mesa, porque hay un detalle fundamental y es que el expediente judicial está desaparecido".

Al parecer, el expediente judicial original fue subastado hace cinco años en Bruselas, por lo que, de encontrarse, podría desvelar muchas de las claves de esta historia.

Manuel Ramírez, el autor del libro sobre La Mano Negra que ha inspirado el documental, ha seguido investigando y ayer mismo reconocía haber tirado de un hilo que podría ofrecer interesantes novedades. De momento, no se sabe más.

Palacios, quien tiene en su haber un premio europeo al mejor documental por un trabajo titulado La guerra de Cuba, reconoce que siempre quedará la incertidumbre sobre lo que realmente hubo tras estos sucesos.

Página inicioflechalante2.gif (1090 bytes)